“Nos pertenecemos los unos a los otros”

Francisco saluda a Kaarlo Kalliala, obispo luterano de Turku, en Finlandia. Dos niños de la comitiva le regalan al Papa un dibujo

 

Francisco reivindica a Lutero en la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos

La Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos (18-25 de enero) de este año revestía un significado muy particular para Francisco. En la audiencia del miércoles 18, al saludar a los participantes en el Itinerario Ecuménico Europeo, recordando la oración ecuménica en la que participó en su reciente viaje a Suecia, les dijo: “En Europa esta fe común es como un hilo verde de esperanza: nos pertenecemos los unos a los otros. Comunión, reconciliación y unidad son posibles. Como cristianos, tenemos la responsabilidad de este mensaje  y debemos testimoniarlo con nuestra vida. Dios bendiga esta voluntad de unión y custodie a todas las personas que caminan por la senda de la unidad”.

Tras el ángelus del domingo 22, recordó que el lema de este año para la Semana es Reconciliación. El amor de Cristo nos apremia, y que el 25 clausuraría el acontecimiento con la tradicional ceremonia en la Basílica de San Pablo Extramuros, en la que “participarán hermanos y hermanas de las otras Iglesias y comunidades cristianas que están presentes en Roma. Los invito a que perseveren en la oración para que se cumpla el deseo de Cristo: ‘Que todos sean una sola cosa’”.

Pero fue el  jueves 19 cuando el Papa explicitó los motivos por los que consideraba excepcional esta cita ecuménica. Ese día, en el que se celebra la memoria litúrgica de san Enrique, evangelizador de los países escandinavos, acude al Vaticano desde hace años una delegación ecuménica de Finlandia. La presidía este año el obispo luterano de Turku, Kaarlo Kalliala, y de ella formaban parte, entre otros, el metropolita de la Iglesia Ortodoxa finlandesa, Elia de Oulu, y un grupo de católicos guiados por Teemu Sippo, obispo de Helsinki. Todos acompañados por el cardenal Kurt Koch, presidente del Pontificio Consejo para la Promoción de la Unidad de los Cristianos.

A las palabras del obispo luterano, que habló en español, respondió Bergoglio agradeciéndole que se hubiese hecho acompañar por algunos niños, pues “tenemos necesidad de su sencillez, porque ellos nos enseñarán el camino hacia Jesús”. Según el Pontífice, los niños son “maestros del diálogo en la vida cotidiana entre fieles de diferentes Iglesias”.

Evocó a continuación la ceremonia que tuvo lugar el 31 de octubre en la catedral luterana de Lund durante su visita a Suecia para recordar los comienzos de la Reforma: “Esta conmemoración conjunta de la Reforma ha tenido un significado importante en el plano humano y teológico-espiritual. Después de cincuenta años de diálogo ecuménico oficial entre católicos y luteranos, hemos conseguido exponer claramente las perspectivas desde las cuales podemos decirnos que estamos de acuerdo. Al mismo tiempo, sentimos vivo en nuestro corazón el arrepentimiento sincero por nuestras culpas. Con este espíritu en Lund, se recordó que el intento de Martín Lutero, hace 500 años, era el de renovar la Iglesia y no dividirla”.

Y añadió: “Preparando la conmemoración común de la Reforma, católicos y luteranos han tomado mayor conciencia de que el diálogo teológico sigue siendo esencial para la reconciliación y hay que continuarlo con constante empeño. (…) 2017, año conmemorativo de la Reforma, representa, para católicos y luteranos, una ocasión privilegiada para vivir de forma más auténtica la fe, redescubrir juntos el Evangelio y buscar y dar testimonio de Cristo con renovado impulso”.

Por otro lado, también en enero se celebra tradicionalmente la apertura del año judicial del Tribunal de la Rota Romana. A primeras horas del sábado 21, el sustituto de la Secretaría de Estado, Angelo Becciu, celebró una misa en la Capilla Paulina a la que acudieron los prelados auditores y los abogados rotales, presididos por el decano, Pío Vito Pinto.

Catecumenado

El Papa recibe en audiencia a Pío Vito Pinto, decano de la Rota Romana (dcha.)

A continuación, en la Sala Clementina tuvo lugar la audiencia con el Santo Padre, cuyo mayor interés reside en el discurso que este pronuncia y que, de algún modo, fija las consiguientes directrices de la jurisprudencia rotal. El de este año lo resumían bien los titulares de L’Osservatore Romano y el Avvenire: respectivamente, “El amor necesita la verdad” y “Matrimonios frágiles: es necesario un catecumenado”.

Citando su encíclica Lumen fidei, Francisco afirmó que, “solo fundado en la verdad, el amor puede perdurar en el tiempo, superar el instante efímero y permanecer sólido para sostener un camino común. Si el amor no está en relación con la verdad, está sujeto al cambio de los sentimientos”. Luego acompañó esta afirmación con la siguiente invitación: “Quiero repetir la necesidad de un nuevo catecumenado de preparación al matrimonio. Acogiendo el deseo de los padres del último Sínodo de la Familia, es urgente que, así como en el bautismo de los adultos el catecumenado es parte del propio proceso sacramental, así también la preparación al matrimonio sea parte integrante de todo el procedimiento sacramental del matrimonio como antídoto que impida la multiplicación de matrimonios nulos o inconsistentes”.

Ese mismo día, por la tarde, el Pontífice celebró en la Basílica de San Juan de Letrán una eucaristía para recordar los 800 años de la fundación de la Orden de Predicadores por santo Domingo de Guzmán, aprobada por el papa Honorio III. En su homilía, el jesuita Bergoglio advirtió a los dominicos que “nos movemos en la llamada ‘sociedad líquida’, sin puntos fijos, desquiciada, privada de referencias sólidas y estables, en la cultura de lo efímero,  del ‘usa y tira’”. Argumentó después que la respuesta de Jesús y de la Iglesia era “el apoyo en medio de este ambiente líquido”, a condición de que “la sal no pierda su sabor y no se esconda la luz, porque ¡ay de la sal que pierde su sabor! ¡Ay de la Iglesia que pierde su sabor! ¡Ay del sacerdote, del consagrado, de la congregación que pierde su sabor!”.

Finalmente, ha creado un cierto desconcierto el anuncio de que la próxima Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), que tendrá lugar en Panamá en 2019, se celebrará del 20 al 27 de enero. Como ha explicado el cardenal Brian Farrell, la razón principal son las condiciones climatológicas del país centroamericano, ya que ese es el único período del año en que las lluvias no son incesantes y el calor es menos tórrido. Es fácil prever que la presencia de jóvenes peregrinos desde Europa será menor, ya que son fechas escolares, pero los organizadores calculan que sí habrá un número muy alto procedente del norte y del sur de América. Será la tercera JMJ que se celebre en el nuevo continente; la primera tuvo lugar en Buenos Aires (1987) y la segunda en Río de Janeiro (2013).

L’Osservatore Romano

El anuncio del nacimiento o renacimiento de un nuevo proyecto periodístico es siempre fuente de satisfacción, sobre todo en tiempos en los que son más frecuentes las desapariciones o suspensiones. Tratándose además de un órgano más que centenario, como es L’Osservatore Romano, la alegría es mayor, y más aún en este casa, Vida Nueva, que mantiene estrechas relaciones con el órgano informativo de la Santa Sede. Su actual director, Gian Maria Vian, no podía ocultar su gozo al anunciar que renacía la edición semanal del periódico que dirige con tanto acierto desde hace años. En efecto, Il Settimanale nació en 1948, pero años después fue suspendido; ahora, como el ave fénix, vuelve a volar con nuevos bríos y altura de miras. Su reaparición confirma la validez actual de un sistema de información no exclusivamente ligado a la Red.

Antonio Pelayo. Roma

Jesús Andrés Vela

OBITUARIO

El 6 de enero murió el jesuita Jesús Andrés Vela, doctor en misionología y padre del Seminario de Planificación Pastoral. Nacido en noviembre de 1924, en la ciudad universitaria de Salamanca (España), trabajó en Brasil durante dieciséis años, antes de asentarse en Colombia, donde vivió más de cuarenta años y terminó de convertirse en un referente en materia de evangelización.

Seguir leyendo…

¿Qué deja el año de la misericordia?

Se celebraba la clausura del año de la misericordia y acababa el Papa de referirse al hecho, cuando una brigada de refugiados, migrantes, habitantes de la calle y mendigos se dispersaron entre la muchedumbre para distribuir un pequeño folleto titulado: Iconos de la misericordia. El texto papal parecía referirse a estos improvisados mensajeros papales, pero en realidad explicaba el nuevo espíritu difundido en la Iglesia y en el mundo durante el año de la misericordia.

Seguir leyendo…

 
 

Memoria y Tolerancia

Un museo mejicano  que promueve el paso de una cultura de guerra a una cultura de paz

Seguir leyendo…

Cuando ser cristiano es un peligro mortal

Ante la magnitud de la tragedia de los cristianos perseguidos en el mundo, la sociedad mundial ha permanecido indiferente.

Las violaciones a la libertad contra distintos grupos humanos han provocado explicables reacciones internacionales; no ha sucedido así cuando el derecho a la libertad religiosa en las tres cuartas partes del mundo provoca muertes y abusos.

Pero más sorprendente es la frialdad de los grupos cristianos frente al hecho. Ante la indiferencia del mundo, hoy están muriendo más cristianos que en los primeros siglos del cristianismo.

Estos son los temas que usted encontrará a continuación.

Seguir leyendo…

Las ‘venas abiertas’ de las cárceles brasileñas

La Iglesia clama por un sistema penitenciario justo, digno y humano

Ríos de sangre corren por las ‘venas abiertas’ de las cárceles brasileñas. Apenas despuntaba el nuevo año, cuando una ola de masacres en el interior de varios centros de reclusión puso en evidencia la grave crisis del sistema penitenciario del país.

Seguir leyendo…

El cristianismo difícil

Los cristianos perseguidos en el mundo demuestran que el ejercicio de su fe es difícil en un mundo en que la tecnología tiende a hacerlo todo fácil y sin esfuerzo. A esto se refería el Papa cuando afirmó que no hay cristianismo sin persecución.

El de los primeros siglos fue un cristianismo perseguido por el poder imperial. Entonces se vio a los cristianos como elementos subversivos que osaban desconocer el carácter divino del emperador.

Seguir leyendo…

 
 

“La fórmula es pensar en el fundador”

El español Fernando Ocáriz, elegido nuevo prelado del Opus Dei, apuesta por la continuidad

Seguir leyendo…

Lutero: otra mirada

El nombre de Martín Lutero era lo más cercano a una mala palabra, lo mismo que sus derivados. La Iglesia de entonces lo consideraba su enemigo y el promotor de un doloroso cisma. No hay que agregar que los luteranos correspondían con la misma moneda.

Seguir leyendo…

VIDEOTECA

Aquí podrá encontrar el video corporativo de nuestra revista

ver video